30.000 pares de zapatos tóxicos

Un juzgado de Alicante ha inmovilizado cautelarmente 30.000 pares de zapatos porque podrían contener dimetilfumarato, una sustancia que provoca severas reacciones alérgicas.

Toda la mercancía inmovilizada pertenece a un mismo empresario del que no tenemos más datos.

Si los laboratorios confirman la presencia de dimetilfumarato, se le podría abrir un procedimiento penal.

Resulta curioso.

La nueva ley de economía sostenible, que impulsa el gobierno, permitiría cerrar una web sin intervención judicial por presuntas violaciones de derechos de autor.

Sin embargo desde la primera denuncia por dimetilfumarato, en 2007, mucha gente está sufriendo, pero no ha pasado nada:

Apenas si se ha hablado del asunto, muy poco en los medios y nada en el Congreso.

El Ministerio no ha convocado a los afectados

No se ha cerrado ninguna empresa relacionada con este escándalo.

No hay imputados.

¿Será que el derecho de autor es más importante que el derecho a la salud?

Fuente: Información.es

Un comentario de “30.000 pares de zapatos tóxicos

  1. ¡Es una verguenza! El juez ha desestimado la denuncia presentada en el juzgado de Vitoria por la asociación de afectados por el dimetilfumarato. Dice que no ha habido ningún delito contra la salud pública. Se ha cerrado la vía penal. Todo este asunto me ha servido de lección para saber la clase de país que tenemos. Como bien dices, de este asunto no habla nadie: no es politicamente rentable y no quieren despertar recelos en los consumidores. Lo importante para “levantar el país” es consumir, aunque nos envenenemos todos.

Los comentarios han sido cerrados.