Afectados por dimetilfumarato piden protección ante sustancias tóxicas

Recientemente las autoridades europeas alertaron sobre la presencia de productos químicos en prendas de vestir que entrañan riesgos para la salud. Por eso la Asociación de Afectados por Dimetilfumarato (Andafed) cree necesario que el Ministerio de Sanidad y Consumo inicie los procedimientos para que estos artículos no lleguen a España.

Los artículos alertados son bufandas, pañuelos para el cuello, disfraces, ropa interior, guantes, pantalones, camisetas, una gorra y un vestido. En la mayoría de ellos se han usado colorantes prohibidos o que superan el límite máximo para su utilización y que pueden provocar irritaciones en piel, ojos, nariz y garganta, así como reacciones en la piel.

Andafed ha consultado con un laboratorio que ha efectuado análisis a calzado contaminado con dimetilfumarato que ha confirmado que las sustancias que aparecen en los artículos alertados por Bruselas también están presentes en todo el calzado que han analizado en España.

Para evitar nuevas víctimas, Andafed pide una campaña informativa si alguno de los artículos alertados por Bruselas hubiera llegado a los consumidores.

Además, la asociación informa que:

Los artículos han sido introducidos en el Rapex entre el 9 de enero y el 20 de noviembre de este año al ser detectados en el mercado por las autoridades de Consumo de Alemania (10 productos), Finlandia (11), Polonia (1) y Portugal (1). En 2008 fueron quince las prendas de vestir incluidas por motivos similares. A estas prendas de vestir hay que sumar modelos de decenas de marcas de calzado que contienen el tóxico dimetilfumarato.

En las prendas de las que se ha ordenado la retirada del mercado, las sustancias que aparecen en más casos son azocolorantes como la bencidina y otras aminas aromáticas que resultan tóxicas. El máximo permitido por la Unión Europea para estas sustancias es de 30 mg/kg y en algunos de estos productos llegan incluso a superar los 1.000 mg/kg de aminoazobenceno: 1.300 en unos guantes de K&M Inter-Fashion.

El níquel también supera el máximo permitido de 0,5 g/cm2/semana en un top de la marca ABC Moda (en un 42%) y un mono para niños de Mini Club (13,2%). Otro ejemplo, el formaldehido, cuyo tope en la ropa para niños de menos de dos años debe ser de 30 mg/kg, lo supera en un vestido de niña de la marca Play Zone.

Algunos productos dirigidos a los niños como disfraces o chubasqueros contienen sustancias como el ethylhexyl en porcentajes superiores al 10%, el máximo permitido. Es, por ejemplo, el caso de un disfraz de guerrero de la marca Battle World (18%).

Si crees que has comprado alguno de estos productos alertados por Bruselas, ponte en contacto con Andafed.