Alergia alimentaria: al hospital por un beso con trazas de frutos secos

Ocurrió hace un par de días en Inglaterra: una chica que padece alergia a los frutos secos se besó con su novio y acabó en el hospital. El chico no podía creer lo que estaba sucediendo. Había desayunado unos cereales con avellanas, después se lavó los dientes y fue a clase.

Allí se encontró con su novia y se dieron un beso -nada apasionado según explican-. La chica de catorce años, llamada Laura Kukic, recuerda haber bebido también un sorbo de la lata de refresco de su novio.

Momentos después sufrió una severa reacción alérgica, un shock anafiláctico, del que se recuperó después de que le inyectaran adrenalina.

La prensa sensacionalista se apresuró a hablar de besos que matan.

Laura, a quien le diagnosticaron una alergia severa a los frutos secos cuando tenía tres años, advierte a otros jóvenes con alergias alimentarias que un beso puede ser peligroso.

El incidente debería hacernos reflexionar a todos, pero especialmente a las personas que trabajan en la alimentación, sobre los peligros a los que se enfrenta cada día la gente con alergias alimentarias.

Fuente: BBC y Mirror. Foto: