Arte contra el asma infantil

El dibujo y la pintura pueden ayudar a disminuir la ansiedad y mejorar la calidad de vida de los niños con asma, según un estudio recientemente publicado en la revista científica Journal of Allergy and Clinical Immunology.

Un ataque de asma puede ser una experiencia aterradora para un niño. El miedo y la ansiedad que provoca pueden durar mucho tiempo.

El asma afecta no sólo al bienestar físico del niño, sino que también tiene un efecto considerable en su calidad de vida y desarrollo psicológico, explicó Anya Beebe terapeuta artística del National Jewish Health. Nuestro estudio demuestra que la terapia artística para niños con asma crónica grave es claramente beneficiosa. Los resultados fueron sorprendentes y persistieron durante meses después de suspender el tratamiento.

Esta terapia permite a los niños expresar sus sentimientos sobre la enfermedad, mediante el dibujo y la pintura. Y estos trabajos sirven de punto de partida para discutir estos problemas.

Los investigadores creen que el arte ayuda a los niños a distanciarse de sus preocupaciones y les hace entender que tienen una identidad personal que va más allá de la enfermedad.

Piensan, además, que este tipo de terapia es particularmente efectiva en los niños porque no tienen la capacidad de expresarse mediante la palabra que tienen los adultos y se sienten más cómodos dibujando.

En el estudio de National Jewish Health, 22 niños, con edades comprendidas entre los siete y los catorce años y asma persistente fueron asignados aleatoriamente a un grupo activo de terapia artística o un grupo de control.

Unos recibieron sesiones semanales de terapia artística de una hora, durante siete semanas. Estas sesiones fueron diseñadas para fomentar la expresión, la discusión y la resolución de los problemas para responder a la carga emocional que implica la enfermedad crónica.

El grupo de control completó las evaluaciones, pero no participó en estas sesiones.

Los niños que participaron en la terapia artística mostraron significativas mejoras en la resolución de problemas, ansiedad, comunicación y calidad de vida.

Incluso seis meses después, los niños que participaron en la terapia artística mostraron mejores resultados en estos aspectos que los que no lo hicieron.

La terapia artística puede ser un valioso complemento del tratamiento de las enfermedades físicas de un niño, dijo el médico Bruce Bender, uno de los  autores del estudio.

Fuente: National Jewish Health.