¿Asma y alergia por falta de piojos?

Prevenir piojos

Los piojos podrían tener un lado bueno. Los ratones silvestres de un bosque del condado de Nottingham, en Inglaterra, han dado a los expertos pistas sobre la importancia de algunos parásitos, como los piojos, para el condicionamiento natural del sistema inmune.

Jan Bradley, profesor de Parasitología de la Universidad de Nottingham, explicó:

Nuestra comprensión de la inmunología de los mamíferos se basa principalmente en roedores criados en condiciones completamente diferentes de las naturales, libres de patógenos y de estrés. El análisis de la respuesta inmune en las poblaciones silvestres puede dar ideas fundamentales sobre la forma en que el sistema inmune funciona en su contexto natural.

Muchos problemas de salud en los humanos modernos son causados por un exceso de la respuesta inmune. El sistema inmunológico debe ser capaz de distinguir entre los invasores extranjeros y las propias células del organismo.

Pero a veces, puede confundir las proteínas propias con las ajenas desencadenando un ataque contra el propio cuerpo y causando enfermedades autoinmunes como la artritis, el asma, la diabetes o la esclerosis múltiple.

O en otras ocasiones puede confundir a una sustancia inofensiva con una amenaza, desencadenando una reacción alérgica.

Los autores creen que algunos parásitos pueden ejercer un efecto moderador sobre la función de un componente clave del sistema inmunitario, lo que podría ayudar a reducir la reactividad inmune global y el riesgo de desarrollar disfunciones.

Su investigación, publicada en la revista BMC Biology, víncula a un tipo de piojo, Polyplax serrata, con una importante mitigación de algunas respuestas inmunes en los ratones silvestres.

Esto implica que otros mamíferos, como los humanos modernos, que se desarrollan en entornos artificiales pueden tener menos regulado el sistema inmunológico precisamente porque no están expuestos a los parásitos a lo largo de su vida.

Los investigadores especulan que el piojo es capaz de ejercer algún tipo de efecto inmuno-supresivo, posiblemente directamente segregando alguna sustancia dentro del ratón o transmitiendo indirectamente bacterias u otros patógenos.

El profesor Bradley declaró:

Al igual que los ratones de laboratorio, las personas en los países desarrollados se encuentran actualmente expuestas a un perfil muy diferente de las infecciones que el que encuentraron sus antepasados. Es posible que las disfunciones que vemos hoy sean el resultado de un sistema inmunitario moldeado por la evolución de un conjunto de desafíos completamente diferentes a los encontrados en los tiempos modernos.

Hace tiempo que existe una teoría que atribuye la alergia a la higiene, pero no esperaba que llegáramos tan lejos. ¿Tendremos que elegir entre piojos y alergia y asma?