Aulas en la costa para niños con alergia al polen

Cada vez más niños pierden clases debido a la alergia al polen. Para evitarlo, en Jaén existe un programa llamado Aulas en la costa. Su creadora, Marivy Palomares, presidenta de Alerja y Alerma, nos cuenta cómo surgió y en qué consiste.

Debido a la incidencia de las alergias al polen de olivo, ya que Jaén es la primera productora mundial de aceite de oliva, y después de más de 20 años observándolo como maestra, y viendo el absentismo escolar que se produce en los meses de abril, mayo y principios de junio como consecuencia de las alergias primaverales: sobre todo polen de olivo y gramíneas (además de sufrirla en mi propia familia: dos de mis hijos y mi marido también la han padecido) me di cuenta que no existía ninguna entidad que coordinara y atendiera a estos escolares que padecían alergia.

Viendo que al ir a la costa mi familia mejoraba, e incluso le desaparecían los síntomas, porque su alergia era leve, pensé que podía hacer algo por los niños y niñas que tenían que faltar al colegio durante la primavera.

El proyecto

Elaboré un Proyecto para llevar a estos escolares a las Residencias que la Junta de Andalucía tiene en la costa y pudieran asistir a los Colegios anexos a estas Residencias para que no perdieran clases y además mejoraran su salud. Este Proyecto lo presenté a la Consejería de Educación de la Junta de Andalucía.

La Junta aprobó el Proyecto y el año 2003 fue el primer año que marcharon diez niños/as a la costa, a Motril, que es la costa más cercana a Jaén, sin perder escolaridad.

A medida que han pasado los años y que el Programa va siendo más conocido, este número de escolares se ha ido incrementando llegando en algunos años a superar los ochenta escolares inscritos. Esto no quiere decir que acudan todos los matriculados, porque depende de la climatología de cada año. Es decir, si llueve y se limpia la atmósfera de pólenes ese año, aunque estén matriculados no tienen necesidad de desplazarse a la costa porque los niveles de polen no son muy elevados.

La media de asistencia es de 30 a 40 escolares desplazados por año.

Cómo funciona Aulas en la costa

El día a día de los escolares alérgicos desplazados a la costa es, vivir en la Residencia como si fuera su casa, y asistir a clase al Colegio  ó Instituto, según la edad, que se encuentran a ambos lados de la Residencia.

En el Colegio los Profesores intentan conseguirle a los escolares desplazados los mismos textos que se siguen en esa clase.

En la Residencia pasan el resto del día, es decir: comen, duermen, hacen sus deberes, tienen su tiempo de ocio, etc, y todo eso dirigido y supervisado en todo momento por los monitores-maestros con que cuenta la Residencia Escolar. Se da el caso que estos escolares desplazados mejoran su expediente escolar al estar continuamente supervisados por los Maestros-cuidadores.

Para participar en este programa y poder marcharse a Motril es necesario presentar en la Delegación de Educación de su provincia, además de la solicitud de inscripción en la Residencia que se obtiene en la misma Delegación, dos certificados: uno médico explicando que el afectado se tiene que desplazar por motivos de salud, y otro escolar expedido por el Centro escolar de origen, reflejando su expediente y el nivel que cursa en la actualidad.

De esta manera, y desde hace ocho años, los escolares que padecen una alergia severa, pueden mejorar su salud y no perder escolaridad asistiendo a este Programa, de manera totalmente gratuita, gracias al Proyecto presentado por Alerja.