Bebés que fuman cinco cigarrillos al día

tabaco

Un bebé que convive con el humo del tabaco se expone a los mismos riesgos que acarrea fumar cinco cigarrillos al día. Y no creas que se trata de un caso raro, ya que la mayoría de los padres que fuma, también lo hace en casa.

Muchos creen que ventilar la casa es suficiente para eliminar los tóxicos del tabaco.

O que fumar en la ventana o el balcón elimina el problema.

Pero no es así, no lo elimina aunque lo minimiza, pero no es suficiente.

No hay dosis segura cuando exponemos nuestro organismo a los carcinógenos del tabaco y, sin embargo, la mayoría de padres y madres que fuman todavía lo hacen dentro del hogar donde conviven con hijos pequeños -59% cuando el padre es fumador, 74 % cuando es la madre la que fuma-, aseguran los expertos.

Agrava la alergia y el asma

Hay evidencias científicas que demuestran que exponer a los niños al humo del tabaco, ya sea directa o indirectamente, los pone en riesgo de padecer enfermedades respiratorias, problemas inmunitarios, hipertensión y otras enfermedades, además de agravar las que ya puedan sufrir, como el asma infantil.

El humo del tabaco no es solo una molestia que provoca picor en los ojos, mal olor y tos.

La Sociedad Catalana de Medicina Familiar y Comunitaria (CAMFiC) recuerda que contiene potentes irritantes, sustancias que pueden incidir en síntomas crónicos como la tos, mucosidad, y que pueden agravar situaciones como el asma infantil, problemas funcionales respiratorios y sibilancias. Igualmente, de nada sirve fumar en el coche cuando nuestro hijo no está, ya que los contaminantes del tabaco permanecen en todo el habitáculo durante mucho tiempo.

El humo del tabaco es especialmente dañino para los niños más pequeños, porque ellos respiran con más frecuentemente que los adultos, por eso, comparativamente, introducen más aire en sus pulmones.

Además, los pequeños se están desarrollando, por ello, exponerlos al humo ambiental supone poner en riesgo su respuesta inmunitaria, el correcto funcionamiento de sus pulmones y aumentar la probabilidad de que tengan la tensión alta en el futuro.

El humo del tabaco agrava algunos síntomas de la alergia, como la congestión y la sequedad de las vías respiratorias y estudios recientes realizados en Cataluña demuestran que en algunos lugares donde se fuma, la contaminación por benceno es superior a la de las calles más contaminadas de Barcelona.

Niños y bebés que viven en hogares donde se fuma sufren una situación similar a la de fumar hasta cinco cigarrillos al día, explica la CAMFiC, basándose en la prueba de metabolitos de cotinina en orina.

¿No te parecen razones suficientes para dejar de fumar?

Aprovecha que hoy es el Día Mundial sin Tabaco y piénsalo.