Brócoli contra la alergia y el asma

brocoli

Otra razón para comer brócoli: investigadores de la Universidad de California en Los Angeles (UCLA) informan de que un compuesto natural encontrado en el brócoli y otras verduras crucíferas -coles de Bruselas, repollo, coliflor, etc.- pueden ayudar a proteger contra la inflamación respiratoria que causa trastornos como el asma, rinitis alérgica y la enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC).

Publicado en la edición de marzo de la revista Clinical Immunology, la investigación muestra que el sulforafano, una sustancia química que se encuentra en el brócoli, provoca un aumento de enzimas antioxidantes en el las vías respiratorias humanas, que ofrece protección contra el ataque de los radicales libres que respiramos cada día en el aire contaminado, polen, emisiones de diesel y el humo del tabaco.

Los radicales libres pueden causar un daño oxidativo del tejido, lo que lleva a la inflamación y a afecciones respiratorias como el asma.

Según el Dr. Marc Riedl, investigador principal del estudio y profesor asistente de inmunología clínica y alergia en la Escuela David Geffen de Medicina en la UCLA:

Este es uno de los primeros estudios que muestran que los brotes de brócoli -una fuente de alimento de fácil acceso- ofrece potentes efectos biológicos estimulando una respuesta antioxidante en los seres humanos.

Hemos encontrado un incremento de dos a tres veces de las enzimas antioxidantes en las células de las vías respiratorias nasales de los participantes que habían comido una preparación de brotes de brócoli, dijo Riedl. Esta estrategia puede ofrecer protección contra los procesos inflamatorios y podría conducir a posibles tratamientos para una variedad de afecciones respiratorias.

El equipo de la UCLA trabajó con 65 voluntarios que recibieron dosis orales de preparaciones de brotes de brócoli o alfalfa durante tres días. Los brotes de brócoli son la fuente natural más rica de sulforafano; los brotes de alfalfa, que no contienen el compuesto, se usaron como placebo.

Al principio y al final del estudio se recogieron enjuagues nasales para evaluar la expresión de genes de enzimas antioxidantes en las células de las vías respiratorias superiores. Los investigadores encontraron aumentos significativos de enzimas antioxidantes con dosis de brotes de brócoli de 100 gramos y superiores, en comparación con el grupo placebo.

La dosis máxima de brotes de brócoli, 200 gramos, generó un 101% de aumento de una enzima antioxidante llamada GSTP1 y un 199% de incremento de otra enzima clave llamada NQO1.

Una gran ventaja del sulforafano es que parece hacer aumentar a una amplia gama de enzimas antioxidantes, que pueden contribuir a la eficacia del compuesto en el bloqueo de los efectos nocivos de la contaminación del aire, dijo Riedl.

Según los autores, no se produjeron efectos secundarios graves en los participantes en el estudio que recibieron los brotes de brócoli, lo que demuestra que puede ser una eficaz y segura estrategia antioxidante para ayudar a reducir el efecto inflamatorio de los radicales libres.

Riedl señala que hay que seguir investigando para examinar los beneficios del  sulforafano para afecciones respiratorias específicas. Es demasiado pronto para recomendar una dosis.

Riedl recomienda incluir brócoli y otras verduras crucíferas, como parte de una dieta saludable.

Fuente: UCLA.