Del ataque de risa al ataque de asma

risa

Puede ocurrir en el trabajo, en casa o saliendo con amigos, de repente sucede algo gracioso que te provoca un ataque de risa. Ríes y ríes sin poder contenerte, pero mientras a tu alrededor todo el mundo ríe sin parar, tú empiezas a toser y acabas en un ataque de asma.

Desde luego que a mí me ha sucedido más de una vez y ahora me doy cuenta que no es nada raro. Según el National Asthma Council de Australia, el 39% de los asmáticos de ese país ha pasado por la misma experiencia.

Pero que un ataque de risa se convierta en un ataque de asma, podría indicar que no hemos conseguido controlar el asma y eso no es algo para reírse.