Dermatitis y asma, las enfermedades profesionales más comunes

trabajador

La dermatitis de contacto profesional y el asma son dos de los problemas de salud más comunes en el trabajo en todo el mundo.

En la reunión anual del Colegio Estadounidense de Alergia, Asma e Inmunología (ACAAI) en Miami Beach, Donald Belsito, profesor de dermatología en la Universidad de Missouri explicaba:

En muchos países, la dermatitis de contacto profesional ocupa el primer lugar entre las enfermedades profesionales.

Y agregó que la la incidencia de la dermatitis de contacto profesional en los Estados Unidos está muy subestimada.

La dermatitis de contacto profesional se caracteriza por una inflamación aguda o crónica de la piel debida a la exposición a agentes químicos, biológicos o físicos en el lugar de trabajo.

Según Belsito, los registros sobre esta enfermedad son incompletos y las diferencias de criterio entre los diferentes países complican aún más datos sobre su prevalencia mundial.

Después de la piel, los pulmones son los órganos más comúnmente afectados en el lugar de trabajo, dijo en la misma reunión Emil J. Bardana, Jr., profesor de alergia e inmunología en la Oregon Health and Science University.

El asma ocupacional, que se caracteriza por la inflamación de las vías respiratorias con tos, respiración sibilante o falta de aliento, es causada por la inhalación de polvos, gases, humos, vapores o alergenos en el lugar de trabajo.

Entre el 9 y el 15% del asma está probablemente relacionada con el trabajo, dijo el doctor Bardana.

Tanto en la dermatitis de contacto como en el asma, la reacción puede ser alérgica o causada por irritación.

En el caso de la dermatitis de contacto profesional, el 80% de los casos ocurren en las manos, que pueden resecarse, agrietarse, enrojecerse o escamarse.

Muy a menudo, el problema es causado por una irritación crónica debida al agua, jabones, solventes y grasas.

Pueden pasar meses e incluso años de exposición antes de que aparezcan los síntomas.

En el caso del asma ocupacional, la pintura en aerosol es un desencadenante común, pero cualquier cosa, desde productos químicos a los humos de soldadura o el polvo de soja puede ser los culpables.

Hay cientos de posibles factores desencadenantes del asma ocupacional, dijo Paul A. Greenberger, profesor de la división de alergia e inmunología en la Northwestern University, Feinberg School of Medicine en Chicago. Puede ser provocada por animales, minerales o vegetales.

Los síntomas del asma pueden empeorar durante la semana laboral en las personas con asma ocupacional.

En los casos de asma ocupacional alérgica, a menudo hay un período de latencia antes de que aparezcan los síntomas.

Cuando un irritante de las vías respiratorias causa la reacción, hay un inicio súbito, generalmente dentro de las 24 horas de la exposición.

Trabajadores en riesgo

En los Estados Unidos, los sectores agrícolas y de manufacturas tienen índices particularmente altos de dermatitis de contacto profesional, explicó Belsito.

Otros trabajos relacionados con tasas altas de la dermatitis de contacto incluyen a mecánicos, trabajadores del metal, limpieza, trabajadores de la salud, de la construcción, cosmetología, panaderos, cocineros y amas de casa.

Hay una relación entre las industrias con alta incidencia de dermatitis de contacto y puestos de trabajo relacionados con el asma ocupacional.

Un estudio europeo mostró que el mayor riesgo de asma ocupacional está en el sector de la limpieza, dijo Bardana. Cuando se desglosan por industria, tenemos algunos datos específicos, continuó el Dr. Bardana.
Por ejemplo, el 30% de los trabajadores de laboratorio que emplean animales, el 10% de los procesadores de cangrejo y el 9% de los panaderos se ven afectados por el asma ocupacional.

Otras sectores con altas tasas de asma ocupacional incluyen a los servicios de salud, imprentas, pintura, madera, salones de belleza, agricultura y textil.

Difícil diagnósto

El diagnóstico del asma ocupacional es complicado porque varias afecciones respiratorias presentan síntomas similares.

La dificultad también se plantea en la diferenciación entre los nuevos casos de asma causada por el ambiente de trabajo (asma ocupacional) y el empeoramiento de los síntomas en los trabajadores que tenían asma antes de ocupar ese empleo.

Muchas veces hay un empeoramiento de un asma pre-existente que se atribuye  a lo que está pasando en el trabajo, dijo el Dr. Bardana. Muchas personas que tienen asma no lo saben. Por ejemplo, a veces, los reclutas militares descubren que tienen asma durante la instrucción.

Los asmáticos pueden tener un aumento de los síntomas debido al aire frío o al ejercicio, dos factores desencadenantes comunes.

Gestión

Tanto en el asma ocupacional como en la dermatitis de contacto, evitar el irritante o alérgeno es la mejor línea de defensa.

El 80% de los trabajadores se recuperan de la dermatitis de contacto profesional, sin secuelas, cuando se gestiona correctamente, dijo Belsito. Esto incluye la identificación precisa de los irritantes o alergenos y realizar esfuerzos de prevención.

Añadió que la mayoría de los trabajadores con dermatitis de contacto profesional que cambian de trabajo deben hacerlo por razones distintas de la dermatitis.

Un cambio de trabajo sólo es necesario en los casos de alergia grave, donde el agente que causa el problema no puede ser evitado.

Pero mientras que la dermatitis de contacto profesional a menudo puede ser controlada con éxito sin tener que abandonar una profesión, esto no siempre es así en el caso del asma ocupacional.

Depende de si una alergia o un irritante es la causa del asma, y de cuánto tiempo esté expuesta la persona, dijo Bardana. En general, si la alergia es la causa del asma, una persona no puede volver a la profesión. Cuanto más rápido se aleje del agente al que es alérgico, mejor .
Podría ser razonable volver a trabajar si el asma es leve,Greenberger agregó. Pero hay algunos trabajadores que tienen pérdida de la función pulmonar, y ésta es una grave preocupación.

En los casos en que un irritante está causando el asma, la educación de los trabajadores, la ventilación adecuada o el uso de máscaras podría permitir continuar en el trabajo.

Decisiones difíciles en tiempos difíciles

Greenberger reconoció las difíciles decisiones a las que se enfrenta la gente que tiene que decidir si mantener un trabajo, sufriendo de tos, sibilancias y falta de aliento y no está segura de si se trata de asma ocupacional.

Algunos trabajadores piden una indemnización creyendo que todo es causado por su ambiente de trabajo, incluso cuando no lo es, dijo el Dr. Greenberger.
Pero también hay trabajadores con asma ocupacional que se niegan a abandonar el trabajo porque necesitan ganarse la vida. Es difícil. Queremos que los trabajadores mantengan sus puestos de trabajo, pero no queremos que pierdan su función pulmonar.

En algunos casos, la pérdida de la función pulmonar asociada con el asma ocupacional puede ser irreversible.

Fuente: ACAAI.

2 comentarios de “Dermatitis y asma, las enfermedades profesionales más comunes

  1. Quiero saber si una simple resequedad en las manos, que se causa cuando uso jabones y limpidos se considera dermatitis de contacto. la verdad es que estaba en un proceso de selección para entrar a trabajar de cajera en un banco, y el diagnóstico médico fue con dermatitis de contacto, lo cuál fui rechazada para ocupar la vacante. pues en toda la semana estuve lavando con jabones y limpidos y no me puse guantes, lo cual se resecaron mucho mis manos, pero nunca he sentido ni picazón, ni ampollas, ni rajadas las manos, fue sólo resequedad.

    • Hola Diana:
      Siento mucho lo que te ha ocurrido.
      Por lo que cuentas parece evidente que tu cuerpo reacciona ante ciertos productos, pero el diagnóstico debe realizarlo un médico después de examinarte.
      Un saludo,

Los comentarios han sido cerrados.