Dimetilfumarato, queda mucho por hacer

Ahora que el Ministerio de Sanidad y Consumo ha decidido finalmente abrir un expediente para prohibir la comercialización de calzado, sofás y cualquier otro artículo que contenga dimetilfumarato, recordamos que es necesario llevar a cabo otras acciones para impedir que el dimetilfumarato siga provocando alergias, para garantizar la adecuada atención de los afectados, para depurar responsabilidades y para asegurar que en el futuro no se produzcan casos similares con dimetilfumarato u otras sustancias.

¿Por qué pedimos nuevas medidas contra el dimetilfumarato?

  • Por que nos siguen llegando informaciones sobre la venta de calzado contaminado, en comercios, mercadillos e incluso por Internet.
  • Porque nos cuentan que en algunas tiendas se están quitando las bolsitas de dimetilfumarato del calzado y se siguen vendiendo los zapatos, aunque probablemente estén contaminados.
  • Porque las tiendas de calzado no han recibido las necesarias informaciones para retirar de la venta el calzado contaminado por dimetilfumarato.
  • Porque por el bien de los consumidores y del sector del calzado es necesario que podamos comprar calzado sabiendo que no nos va a provocar alergias.
  • Porque podrían seguir vendiéndose sofás que contienen dimetilfumarato.
  • Porque en muchas comunidades autónomas los afectados se encuentran con impedimentos para presentar sus denuncias en las Oficinas de Consumo.
  • Porque es necesario garantizar la correcta atención médica de todos los afectados y todavía hay médicos que ni siquiera saben que hay una alerta por dimetilfumarato.
  • Porque es necesario realizar estudios científicos que permitan conocer qué consecuencias a medio y largo plazo tendrán los afectados por dimetilfumarato.
  • Porque a pesar de las denuncias, el sistema falló y permitió que se siguieran vendiendo productos contaminados por dimetilfumarato.

Estas son las primeras reflexiones después de enterarnos que el Ministerio de Sanidad y Consumo por fin parece que va a tomar cartas en el asunto.

Seguro que queda mucho más por decir y por hacer.