El mayor estudio genético sobre el asma permitiría nuevos tratamientos

Un estudio internacional analizó el ADN de más de 26.000 personas, identificando algunas variantes genéticas que incrementan sustancialmente la susceptibilidad al asma. Pero además, llegó a a la sorprendente conclusión de que las alergias son consecuencia del asma.

Los resultados, publicados en el New England Journal of Medicine, podrían ayudar a los científicos a desarrollar mejores tratamientos para la enfermedad.

El estudio, que fue coordinado por investigadores del Imperial College de Londres, fue realizado por el consorcio de GABRIEL, en el que colaboran de 164 científicos de 19 países de Europa, incluyendo España, junto con otros grupos en el Reino Unido, Canadá y Australia.

Se analizaron muestras de ADN de 10.000 niños y adultos con asma y 16.000 no asmáticos.

Los investigadores realizaron más de medio millón de pruebas genéticas, que abarcan todos los genes que conforman genoma humano.

Así, consiguieron identificar siete lugares en el genoma en los que las diferencias en el código genético se asocian con el asma.

No se puede predecir el asma

El estudio sugiere que las alergias son consecuencia del asma y no al contrario.

También indica que los estudios genéticos no permitirían predecir si una persona va a sufrir de asma.

Las nuevas variantes genéticas fueron encontradas en un tercio de los niños con asma analizados.

Sin embargo, este gen no parece asociado con el asma que aparece en los adultos, lo que sugeriría que el asma infantil y el asma que aparece más tarde tendrían diferencias biológicas.

Miriam Moffatt, profesora de Genética Humana en el Imperial College de Londres y una de las líderes del estudio, explicó:

Como resultado de los estudios genéticos, ahora sabemos que las alergias pueden desarrollarse como consecuencia de los defectos del revestimiento de las vías respiratorias en el asma. Esto no quiere decir que las alergias no sean importantes, pero sí significa que concentrar las terapias sólo en la alergia no trataría efectivamente  toda la enfermedad.

Fuente: Imperial College.