El tabaco en el embarazo dificulta el tratamiento del asma infantil

Otro estudio confirma la malas consecuencias que tiene el humo del tabaco durante el embarazo. Si hasta ahora sabíamos que las embarazadas fumadoras e incluso las embarazadas que son fumadoras pasivas tienen más riesgo que las que no están expuestas al tabaco de tener niños asmáticos, ahora sabemos que esos niños responden peor a la medicación.

Hasta ahora no se habían publicado estudios acerca de la influencia que puede tener la exposición al humo del tabaco durante el embarazo sobre el tratamiento del niño asmático.

Para conocerla, los investigadores analizaron a más de mil niños, de cinco a doce años con asma leve a moderada, y comprobaron que los que habían estado expuestos al humo del tabaco durante su gestación, presentaban peor respuesta al tratamiento con budesónida (Pulmicort) que los que no habían estado expuestos al humo.

Si bien todos los niños mejoraron con la medicación, los que se habían gestado en presencia de humo tenían una respuesta al Pulmicort un 26% menor que los demás.

Es la conclusión de una investigación llevada a cabo en la universidad estadounidense de Drexel y publicada en el Journal of Allergy & Clinical Immunology.