Gripe y otras razones para dejar de fumar

cigarrillos

Dejar de fumar es seguramente una de las mejores decisiones de mi vida: me siento mejor, no daño a las personas que me rodean y ahorro dinero. Por eso, me atrevo a proponerte que tú también dejes el tabaco.

Yo fumaba más de 50 cigarrillos diarios, tenía los dedos amarillos y me despertaba con terribles accesos de tos y, a menudo, con náuseas.

Pero todo aquello es solo un recuerdo, desde que hace muchos años dejé el tabaco.

Ahora, tú tienes más razones de las que yo tuve entonces para dejar el tabaco.

Porque fumar puede agravar la gripe A (H1N1).

Porque el 40% de los infectados por la gripe A (H1N1) ingresados en los hospitales españoles eran fumadores habituales o padecían obesidad.

Y si tienes asma y fumas, tienes dos factores de riesgo para la gripe A.

Además el humo del tabaco

  • Induce obstrucciones nasales.
  • Está relacionado con el asma no controlado.
  • Disminuye la eficacia de los medicamentos contra el asma.
  • Provoca crisis asmáticas en niños y adolescentes.
  • En las personas con rinitis alérgica, es un riesgo de asma.
  • Afecta a la regulación del sistema inmune.
  • Está relacionado el el aumento de casos de enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC).

Fumar es perjudicial para el fumador y para quienes conviven con él.

Por eso, si fumas, plantéate dejarlo. No te arrepentirás.

Fuentes: El País y Medical News Today.