Identifican el desencadenante de la alergia a los gatos

gato

Una muy buena noticia: un equipo de inmunólogos de la Universidad de Nottingham dirigido por Ghaem-Maghami y la española Luisa Martínez-Pomares ha identificado un componente celular que juega un papel clave para desencadenar reacciones alérgicas a la caspa de gato.

Esto no solo es una buena noticia para las personas alérgicas a los gatos, porque abre nuevas puertas para tratarlas, sino que es una gran noticia para todos los alérgicos, ya que permite comprender mejor cómo el sistema inmunológico identifica y reacciona ante los alérgenos, lo que podría allanar el camino para el desarrollo de nuevas formas de tratar las alergias.

Y sobre todo es una estupenda noticia para las personas que sufren de asma y cuya salud empeora debido a alérgenos que se encuentran en el aire, como la caspa de los gatos o los ácaros del polvo.

El mecanismo de la alergia

La alergia es un trastorno causado por el sistema inmunológico que reacciona ante sustancias, conocidas como alérgenos, que se hallan en el medio ambiente y normalmente son inocuas, como los ácaros del polvo o la caspa de perros y gatos.

Al detectar alérgenos, el sistema inmunológico se siente atacado y produce una molécula llamada IgE, que provoca la liberación de más sustancias químicas (como la histamina) que en conjunto causan una respuesta inflamatoria y los síntomas clásicos de la alergia, como ojos llorosos, estornudos, secreción nasal y sibilancias.

La investigación realizada en Nottingham y publicada en Journal of Biological Chemistry, se ha centrado en el papel del receptor de manosa (MR), que se encuentra en la superficie de las células dendríticas, que son unas de las primeras en entrar en contacto con los alérgenos.

El equipo de investigadores ha descubierto recientemente que el MR se une a una amplia gama de alérgenos y desempeña un papel importante en la respuesta alérgica a los los ácaros del polvo.

Su último estudio analizó la contribución del MR a la alergia causada por uno de los principales alérgenos del gato, llamado Fel d 1.

Y demostró que el MR es necesario para que el cuerpo reconozca al Fel d 1 como un potencial atacante y libere IgE.

Fuente: Universidad de Nottingham.