La avena podría reducir el riesgo de asma

Una novedad sobre la alimentación infantil y el asma: los bebés alimentados con avena desde una edad muy temprana son menos propensos a desarrollar asma, según un estudio realizado en Finlandia.

Estos resultados chocan con algunas directrices que recomiendan la lactancia materna durante seis meses antes de la introducción de alimentos sólidos.

El equipo de científicos de Finlandia, estudió a casi 1.300 niños cuyos padres participaron en un estudio sobre la dieta y el estilo de vida entre 1996 y 2000.

Su objetivo era ver si ciertos alimentos elevaban o reducían el riesgo de asma y rinitis alérgica.

Para ello, cada familia registró sus modelos de alimentación infantil desde una edad temprana y los niños fueron seguidos durante al menos cinco años.

El estudio, publicado en el British Journal of Nutrition, demostró que los bebés alimentados con avena en sus primeros meses de vida fueron 64% menos propensos a tener asma que otros.

Los investigadores explicaron que:

  • La avena es un cereal de uso común en Finlandia, en gachas y pan.
  • Experimentos en animales y con células sugieren que la avena puede afectar al sistema inmunológico y tiene propiedades anti inflamatorias.
  • Nuestros hallazgos implican que demorar la introducción de la avena en la alimentación infantil puede aumentar el riesgo de asma a los cinco años en algunos niños.

La doctora Elaine Vickers, Gerente de Relaciones de Investigación de la ONG británica Asthma UK, explicó que:

Este estudio se realizó en un grupo muy específico de niños que ha heredado un alto riesgo de diabetes. Sabemos que existe un vínculo entre diabetes y enfermedades alérgicas como el asma, así que es necesario investigar más antes de que podamos estar seguros si los resultados serían los mismos en una población más general.
Hasta que no tengamos información más concreta, los padres deben atenerse a la recomendación de no dar a sus hijos alimentos sólidos antes de los seis meses de edad.

Fuente: Asthma UK.