La isla del asma

En el Atlántico Sur, a medio camino entre Africa y América y a casi 2.500 kilómetros de la tierra más próxima se encuentra la isla más remota del mundo, Tristan da Cunha.

En Tristan da Cunha no hay industrias y los fuertes vientos mantienen la atmósfera limpísima, sin embargo, la mitad de sus alrededor de 261 habitantes tiene asma.

Lo descubrió por casualidad el doctor Noe Zamel porque, en 1961, una erupción volcánica obligó a evacuar la isla y a él le tocó efectuar pruebas pulmonares a todos sus habitantes.

Cuando el volcán se calmó, los isleños regresaron y, años después, llegó Zamel para estudiarlos. Convencido de que no había factores ambientales que causaran la enfermedad, pensó que la clave estaba en los genes.

En toda la isla hay sólo siete apellidos, por lo que la población tiene una composición genética muy homogénea. Esto permitió simplificar un estudio genético que en condiciones normales sería imposible.

Así, Zamel consiguió aislar un gen muy especial. Se lo conoce como ESE3 y está involucrado en el depósito de colágeno en las vías respiratorias. Cuando falla, las paredes se engrosan, las vías se cierran y resulta difícil respirar.

Hoy hay un programa que cuenta esta historia, se llama The Story of Asthma Island (La Historia de la Isla del Asma) y lo pone la BBC Four a las 22:00 GMT (23:00 hora peninsular española).