La obesidad no empeora el asma, pero influye en su tratamiento

obesidad

El sobrepeso o la obesidad no empeoran el asma en pacientes con formas leves y moderadas de la enfermedad, pero puede reducir la respuesta a los medicamentos, según un estudio realizado por investigadores de National Jewish Health.

Con el incremento tanto del asma como de la obesidad en en los últimos años, hay mucho interés en el posible vínculo entre estas dos condiciones, dijo , E. Rand Sutherland, Profesor Asociado de Medicina y autor principal del estudio.

A través del estudio de un grupo bien caracterizado de pacientes con asma, pudimos determinar que el aumento de peso no se asocia con asma más grave. Aunque se pueden obtener beneficios con la pérdida de peso en otras enfermedades, estos resultados sugieren que una mejora en el asma no es necesariamente el resultado de la pérdida de peso.

Los resultados también sugieren que los pacientes y los médicos deben ser conscientes de que los pacientes obesos con asma pueden no responder bien a los corticosteroides, los medicamentos más exitosos para el control del asma, lo que pueden afectar a las decisiones de dosificación y la elección de posibles alternativas a los esteroides.

Estudios anteriores han sugerido que la obesidad predispone a las personas a desarrollar asma, a sufrir los síntomas de asma más grave, y a responder menos a los medicamentos.

Sin embargo, el mecanismo exacto de estas conexiones ha sido poco claro, y los estudios en general han confiado en los informes de los pacientes sobre el diagnóstico y los síntomas en lugar de utilizar los instrumentos más precisos para caracterizar los pacientes.

El Dr. Sutherland y sus colegas decidieron examinar la cuestión en un grupo bien caracterizado de 1.256 pacientes. Los dividieron en dos grupos por su índice de masa corporal. Por un lado los delgados con un índice de menos de 25 y por otro los obesos o con sobrepeso, con un índice de más de 25.

Entre ambos grupos encontraron pequeñas diferencias en los estudios respiratorios y un uso de inhaladores apenas un poco más elevado en los pacientes con sobrepeso.

Estas diferencias fueron pequeñas y es poco probable que tengan una verdadera importancia clínica, dijo el Dr. Sutherland.

La respuesta a los medicamentos, sí mostró el efecto del mayor peso.

Los datos sugieren que la gente con sobrepeso y obesidad responde peor que las personas delgadas, dijo el Dr. Sutherland.

Estos datos provienen de estudios terminados, diseñados para responder a otras cuestiones, sin embargo, se están llevando a cabo estudios para determinar con más precisión el efecto del aumento de peso en la respuesta al tratamiento del asma.