Las cenizas del volcán de Islandia, un riesgo para los asmáticos

La nube de cenizas originada por la erupción de un volcán en Islandia está provocando el cierre de aeopuertos europeos y el consiguiente caos en el transporte, pero también podría poner en riesgo a las personas que padecen asma y otros problemas respiratorios en el norte de Europa.

Si las cenizas llegan a nivel del suelo en una concentración alta, podrían desencadenar ataques de asma.

Anoche, las autoridades escocesas indicaron a la población que permaneciera alerta, especialmente las personas con asma y otros problemas respiratorios.

Aunque explicaron que es probable que la concentración de partículas que alcance el nivel del suelo sea baja y no cause problemas graves.

Y recomendaron que si al salir al exterior sienten irritación o picazón en los ojos, flujo nasal, dolor de garganta o tos seca, o si se ven una nube de polvo o huelen un fuerte ácido o a huevos podridos o a azufre, vuelvan al interior de un edificio.

En Inglaterra, la organización Asthma UK advirtió que la nube volcánica podría ser un problema para los asmáticos que se encuentren en Gran Bretaña y el norte de Europa.

Recomendamos a las personas con asma que se mantengan informadas y que lleven siempre consigo sus inhaladores, dijo Cher Piddock de Asthma UK.

En Francia, las autoridades se mostraron tranquilizadoras, pero la neumóloga Gabrielle Pauli recomendó a las personas con asma y bronquitis crónica que aumenten sus tratamiento ante la menor exacerbación de los síntomas.

Y Michel Aubier, jefe del servicio de neumonología del Hospital Bichat de País, recomendó a la población de riesgo no salir y a la población en general, evitar los ejercios intensos en exteriores.

En Bélgica, recomiendan que las personas con asma y otras enfermedades respiratorias se queden hoy en casa.

La Met Office de Gran Bretaña ofrece cada seis horas esquemas como el de la imagen que predicen la evolución de la nube con hasta 18 horas de antelación.