Los deportes en la media montaña son ideales para la gente con asma

Las actividades deportivas en montañas de entre 1500 y 2500 metros son buenas para las personas que sufrimos de asma, porque a esas alturas no hay ácaros, ni contaminantes ni hongos y la polinización es muy corta.

La Sociedad Española de Neumología y Cirugía Torácica (SEPAR) asegura que la actividad deportiva en la montaña no solo es segura para los asmáticos sino recomendable cuando el asma está previamente controlada.

Eso sí, recomienda una consulta con el neumólogo antes de salir de viaje, que en el equipaje del deportista de montaña asmático no falte la medicación antiasmática, y en la montaña proteger la nariz y la boca de las bajas temperaturas y tratar el mal de montaña de forma inmediata al primer síntoma.

Recuerdan que los asmáticos como el resto de los deportistas debemos alimentarnos y cuidarnos correctamente, tenemos que suplementar la dieta con 350 kilocalorías por cada hora de ejercicio y beber de cuatro a cinco litros de agua o líquidos isotónicos.

Es preferible beber muchas veces y poca cantidad y hay que evitar las temperaturas muy bajas.

El café, el té y el chocolate tienen un efecto diurético por lo que conviene evitarlos.

El Dr. Luis Borderías, neumólogo de SEPAR y experto en medición de la función pulmonar en altura, explica que

El consejo médico para los pacientes asmáticos en un ambiente de montaña depende de su forma física, de la altitud y del tipo de terreno, pero en general es razonable pensar que nadie con un asma que no esté totalmente controlado se exponga a altitudes por encima de 3000 m. Por encima de esta altitud es muy importante no confundir una posible crisis de asma con el mal agudo de montaña o mal de altura ya que entre sus síntomas, además del dolor de cabeza se encuentra la tos y la disnea.

Hay muchas actividades deportivas que se pueden hacer en la montaña: alpinismo, senderismo, barranquismo o bicicleta.

Foto: tonylanciabeta/Creative Commons.