Los perfumes naturales también pueden causar alergias

PerfumeLa hipersensibilidad a los perfumes es la alergia de contacto más común en los adultos.

Una investigación de la Universidad de Gotemburgo (Suecia) ha demostrado que, incluso los aceites aromáticos naturales, que muchos consideran inofensivos, pueden causar reacciones alérgicas.

Incluso componentes de los perfumes que a primera vista parecen inofensivos pueden causar reacciones alérgicas. Esto se debe a que se forman nuevos alérgenos al combinarse los componentes del perfume con ácidos que se encuentran en el aire -en un proceso llamado autoxidación- o con enzimas que se hallan en la piel.

Los aromas naturales no son más seguros

En nuestra sociedad, se considera que lo natural es saludable. Por eso, cuando se trata de aromas naturales, conocidos como aceites esenciales, muchos fabricantes creen que los antioxidantes naturales de estos aceites ofrecen protección contra autoxidación, lo que los hace más seguros y más duraderos que los perfumes artificiales.

La investigación de Lina Hagvall de la Universidad de Gotemburgo ha demostrado que no es así.

Reacción con la piel

Hagvall ha examinado aceites naturales de  lavanda para su tesis. Sus resultados muestran que los aceites esenciales no impiden la formación de las sustancias alergénicas por medio de reacciones con ácido, algo que anteriormente no había sido posible confirmar.

La tesis de Hagvall examina también el geraniol, un componente común de muchos perfumes, como el aceite de rosas. El estudio muestra que el geraniol por sí mismo es sólo ligeramente alergénico.

Sin embargo mediante la  autoxidación y una reacción con las enzimas de la piel, la sustancia se activa y se convierte en el alérgeno geranial. Esta es la primera vez que se demuestra este tipo de activación en esta sustancia.

Más perfumes pueden ser alergénicos

Es importante investigar cómo reaccionan los perfumes con el aire o en la piel. La tesis de Lina Hagvall llega a la conclusión de que esos riesgos deben tenerse en cuenta en las evaluaciones de riesgo para la salud de las sustancias químicas relacionadas con la alergia de contacto.

El estudio demuestra también que hay muchas más posibilidades de lo que se creía hasta ahora, de que  los perfumes pueden convertirse alérgenos, y que  por tanto, es necesario realizar más estudios para reducir el número de casos de eccema.

Conclusión: los perfumes naturales pueden ser inofensivos, pero su contacto con el aire y con la piel, puede convertirlos en alérgenos que provoquen alergias de contacto.

Fuente: Universidad de Gotemburgo.