Mantequilla contra el eczema y el asma

pan y mantequilla

El eczema infantil es común en Nueva Zelanda, por eso investigadores de las universidades de Auckland y Otago están trabajando para combatirlo con un sistema propio: una mantequilla enriquecida que puede ser consumida en pequeñas cantidades como parte de una dieta normal.

Las tasas de eczema y otras enfermedades alérgicas han aumentado de tres a cuatro veces en los últimos 40 años en los países desarrollados, dice el profesor Peter Black.

Sabemos que esto tiene algo que ver con nuestro estilo de vida, porque los cambios genéticos en la población no pueden producirse en tan poco tiempo.

Una escuela de pensamiento es que los cambios en nuestro medio ambiente -como una mayor limpieza- tienen la culpa, pero es poco probable que esto explique todo el aumento dice el doctor Black.

Otra posibilidad es que los cambios en la dieta estén involucrados, y cada vez hay más pruebas de ello. Un cambio importante en nuestra dieta en las últimas décadas ha sido un aumento en el consumo de margarina y una disminución en el uso de la mantequilla.

Los resultados de varios grandes estudios observacionales sugieren que comer mantequilla puede proteger contra el desarrollo de las enfermedades alérgicas.

Los investigadores de Nueva Zelanda han identificado dos sustancias que se producen naturalmente en la leche y la mantequilla, lo que puede explicar el efecto: 9, 11 del ácido linoléico conjugado (CLA) y el ácido vaccenico (VA). Los niveles de estos dos ácidos grasos en la leche se pueden aumentar agregando a la alimentación normal de las vacas aceite de pescado, porque algunas sustancias de este aceite se convierten en CLA y VA durante el el proceso digestivo de la vaca.

Los primeros resultados de las pruebas con la mantequilla enriquecida son prometedores, ya que han demostrado que reducen la inflamación alérgica en los pulmones y la piel de ratones con eczema, y los pacientes con asma (una enfermedad estrechamente vinculada a la alergia) que participaron en un estudio piloto tuvieron menos síntomas mientras comieron esta mantequilla.

En un nuevo estudio participarán alrededor de cien niños de entre dos y 16 años de Auckland y Wellington, que consumirán diariamente diez gramos de mantequilla (suficiente para cubrir una rebanada de pan), además de su dieta normal, durante un mes y medio. La mitad recibirá el producto enriquecido y la mitad, mantequilla normal.

El eczema afecta al 15-20% de los niños en Nueva Zelanda y la mayoría tienen una forma leve que va y viene. Un producto alimenticio enriquecido, como la mantequilla puede ser una alternativa para el tratamiento intermitente con pomadas o cremas de esteroides para los niños con eczema leve o moderado, cuando el estado no sea lo bastante grave como para requerir tratamiento regular.

Fuente: Universidad de Auckland.