Marcel Proust, un asmático en busca del tiempo perdido

El asma marcó la vida de Marcel Proust. El escritor francés, nacido en 1871 y muerto en 1922, fue un niño débil, muy protegido por su madre, que a los nueve años sufrió su primer ataque de asma.

La enfermedad nunca lo abandonó a pesar de intentar combatirla de muchas maneras diferentes: tomando café, inyectándose adrenalina, inhalando estramonio, fumando tabaco y marihuana y recurriendo inútilmente a otras drogas.

Proust es autor de una de las obras más influyentes de la literatura del siglo XX, En busca del tiempo perdido, una serie de novelas de compleja estructura que recurren a la memoria involuntaria para plasmar una vida.

El estilo es muy personal con frases muy largas, difíciles de leer en voz alta sin quedar sin aliento. Sin embargo, quienes lo conocían, dicen que Proust hablaba así a pesar del asma.

Fuentes: Breath of life, Wikipedia y Enciclopedia Universal Sopena.