Más alergias infantiles por exposición al plomo durante el embarazo

Pintura vieja

La exposición incluso a niveles muy bajos de plomo durante el embarazo aumenta el riesgo de desarrollar alergias en la infancia, según una nueva investigación realizada en Polonia.

Sus resultados sugieren que la exposición al plomo altera el sistema inmune, aumentando su sensibilidad a los alérgenos, las sustancias capaces de provocar reacciones alérgicas.

El plomo

Se sabe que el plomo afecta al cerebro y provoca otros problemas en la salud, pero su papel en la alergia y el asma es menos conocido.

Los hallazgos del estudio realizado en Polonia coinciden con investigaciones previas que sugieren que el plomo podría alterar el funcionamiento del sistema inmune.

El plomo es un contaminante común en las ciudades y en las casas viejas, puede provenir de fábricas y minas y se encuentra en muchos productos de uso diario, como joyas y artículos de electrónica.

Hay muchas maneras de exponerse al plomo: comiendo, bebiendo, respirando o tocándolo.

La pintura vieja, la tierra contaminada y el polvo son las principales fuentes de exposición al plomo para los niños.

El estudio

En el estudio realizado en a ciudad polaca de Cracovia participaron 224 mujeres embarazadas y sus hijos.

Los investigadores midieron la cantidad de plomo, mercurio y los marcadores de ciertos hidrocarburos en la sangre del cordón umbilical de los niños al nacer, para determinar su exposición prenatal a estos contaminantes. También midieron la cotinina, para determinar su exposición al humo del tabaco mientras estaban en el útero materno.

Cuando los niños tenían tres años de edad, los investigadores midieron las concentraciones de ciertos alergenos en el polvo de la casa. Cuando tenían cinco años, investigadores repitieron los análisis de sangre de los contaminantes y además les hicieron pruebas cutáneas de alergia.

Los resultados

Los investigadores encontraron una importante relación entre la exposición prenatal al plomo y las alergias a los cinco años de edad.

Los niños que tenían los niveles más altos de plomo en la sangre del cordón umbilical tenían el doble de posibilidades de tener alergias que los niños con niveles más bajos.

Esta relación se mantuvo después de eliminar otras variables, incluyendo el género, la edad materna y su educación, y la exposición al humo del tabaco.

La exposición a otros contaminantes, incluyendo al mercurio y al humo del tabaco, no aparecían vinculadas a las alergias infantiles.

De los 224 niños que se sometieron a pruebas de alergia a los cinco años, el 17% eran alérgicos al menos a un alérgeno. La alergia más frecuente fue a los ácaros del polvo (13%).

Conclusión

La exposición antes del nacimiento, incluso a niveles muy bajos de plomo, puede aumentar la sensibilidad a los alérgenos y aumentar las probabilidades de alergia infantil.

Fuentes: Environmental Health News y Environmental Research