Mucho cuidado con la carabela portuguesa

En  los últimos días más de veinte personas sufrieron picaduras de carabelas portuguesas en playas de Cantabria y el País Vasco. Así que mucho cuidado, porque las personas con algún tipo de alergia o con asma somos considerados grupo de riesgo para las picaduras de  carabela portuguesa.

La carabela portuguesa (Physalia physalis) no es una medusa, pero se le parece bastante. Es azulada, como puedes ver en la foto, y la parte que flota tiene entre 15 y 30 centímetros, pero bajo el agua tiene unos largos tentáculos que pueden llegar a medir hasta 50 metros.

Y allí es donde está el peligro, porque los tentáculos tienen una sustancia capaz de paralizar a un pez grande y de afectar seriamente a una persona.

A las personas alérgicas la carabela portuguesa puede llegar a provocarnos un shock anafiláctico que puede ser mortal.

Así que hay que tener sobre todo mucha precaución.

En la mayoría de las playas ante la aparición de medusas ponen una bandera amarilla, aunque en algunas pueden ser diferentes, por ejemplo blancas con dos medusas.

También puedes consultar la web de la Cruz Roja para ver si hay medusas en la playa.

En caso de picadura acude al puesto de socorro.

Y recuerda que en ocasiones la carabela portuguesa también puede aparecer en el Mediterráneo.

Más información acerca de las medusas