Nuevas pruebas para detectar el asma inducida por ejercicio

ejercicioDos estudios de la Universidad de Indiana han explorado el uso potencial de las dos pruebas sencillas para predecir no sólo si alguien tiene asma inducida por ejercicio (AIE), sino también su severidad, sin necesidad de someter al paciente al ejercicio.

Una de estas pruebas incluye la medición de los niveles de óxido nítrico en el aire exhalado. La otra mide el pH también en el aire exhalado. Los investigadores encontraron que ambas pruebas podrían ser eficaces en la predicción del AIE y su gravedad.

Ambas pruebas podrán realizarse en el consultorio del médico mientras el paciente está en reposo.

En las personas con AIE, el ejercicio vigoroso provoca una aguda reducción de las vías aéreas, dificultando la respiración.

Alrededor del 80% de las personas con asma tienen esta condición, también llamada broncoconstricción inducida por el ejercicio. Se estima que el 10% de los atletas de elite y el 10% de la población general, que no tiene asma, tiene AIE.