Perros y gatos contra la alergia

perro niño

Los niños que a los tres meses conviven con perros o gatos, tendrían menos posibilidades de tener alergia al polen o a los ácaros a los ocho años, pero sus posibilidades de tener asma no se verían afectadas, según un nuevo estudio realizado en la universidad holandesa de Groningen y publicado en la revista Allergy.

El gato disminuye las posibilidades de tener alergia a los ácaros y el perro de padecer alergia al polen.

Sin embargo, los niños que tienen un perro después de los dos años tendrían más posibilidades de padecer sibilancias (pìtos) y tos seca. Pero al sacar al perro de la vivienda, aumentaban las posibilidades de síntomas de asma en los niños.

El estudio, realizado por Marjan Kerkhof y su equipo, es el resultado del análisis de los datos de 2.951 niños, desde su nacimiento hasta los ocho años.

Fuente: Allergy.