Riesgo de asma infantil en las embarazadas fumadoras pasivas

cigarrillo

El humo del tabaco no sólo representa un riesgo para la salud de los fumadores, sino también de las personas que los rodean, los fumadores pasivos. Más aún, un nuevo estudio demuestra que las embarazadas que son fumadoras pasivas corren el riesgo de que sus hijos sufran de asma.

Fumar durante el embarazo ha demostrado ser un importante factor de riesgo de cambios en el crecimiento y la maduración de los pulmones del feto y el posterior desarrollo de sibilancias y asma, explican Paraskevi Xepapadaki de la Universidad de Atenas, y su equipo en la revista Pediatric Allergy and Immunology.

Sin embargo, no había estudios acerca de los riesgos de alergia y asma en los hijos de las embarazadas que son fumadoras pasivas.

Para comprobarlo, los investigadores estudiaron los datos de 2.374 niños de preescolar, con edades comprendidas entre uno y seis años.

El análisis reveló que los niños nacidos de madres que fumaron activamente durante el embarazo tuvieron 1,47 más probabilidades de tener una historia de sibilancias, 1,66 más probabilidades de tener diagnóstico médico de asma, 1,38 más probabilidades de haber sufrido una erupción cutánea pruriginosa en los últimos doce meses, y 1,16 más probabilidades de tener diagnóstico médico de dermatitis atópica que los nacidos de una madre que no fumó durante el embarazo.

Los niños nacidos de madres no fumadoras que estaban expuestas regularmente al humo del tabaco ajeno durante el tercer trimestre de embarazo tuvieron 1,17 más probabilidades de tener una historia de sibilancias, 1,46 más probabilidades de tener diagnóstico médico de asma, 1,24 más probabilidades de haber sufrido una erupción cutánea pruriginosa en los últimos doce meses, y 1,11 más probabilidades de tener diagnóstico médico de dermatitis atópica que los nacidos de mujeres no fumadoras sin dicha exposición.

La exposición al humo del tabaco durante los últimos tres meses de embarazo demostró ser la que más riesgos acarrea.

Este estudio demuestra por primera vez que la exposición pasiva de las mujeres embarazadas no fumadoras al  humo del tabaco puede estar asociada con el desarrollo de alergia y síntomas relacionados con el asma en sus hijos, afirma Xepapadaki.

Y agrega:

Además del fomento del abandono del hábito de fumar, deben realizarse esfuerzos para que las mujeres embarazadas no estén expuestas al humo del tabaco ambiental en lugares públicos. Los médicos deben ser conscientes de este factor de riesgo y deben animar a las mujeres embarazadas para evitar dicha exposición.

Fuente: Pediatric Allergy and Immunology.