Sharon Stone, una estrella asmática

Es más que probable que Sharon Stone, la rubia de Instinto Básico, lleve siempre a mano un inhalador contra el asma, como muchos de nosotros.

Aunque por su belleza nadie diría que esta mujer tiene ningún problema de salud, el asma es parte de su vida.

Sin embargo, la enfermedad no le ha impedido desarrollar una meteórica carrera como modelo y actriz.

Stone pasó en muy pocos años de ser camarera en un restaurante de comida rápida a actuar en los spots de Burger King.

Ya en 1980, tuvo un pequeño papel en una película de Woody Allen, Stardust memories (Recuerdos).

En 1996, fue candidata al Oscar por su papel de Ginger en Casino, la película de otro asmático, Martin Scorsese.

En los últimos años ha intervenido en películas como Catwoman, Bobby y Flores rotas (Broken Flowers), ha participado en varias campañas publicitarias y en otras a favor de los derechos de los homosexuales, contra el SIDA y por la independencia del Tíbet.

Fuentes: The Childre’s Hospital of Philadelphia y Wikipedia. Foto: Georges Biard/Creative Commons.