Si tienes asma, ten cuidado con los fuegos artificiales

Fuegos artificiales

El humo de los fuegos artificiales contiene contiene diminutas partículas de metal que penetran en los pulmones, lo que supone un riesgo para la salud y probablemente los efectos sean más agudos en personas con antecedentes de asma o problemas cardiovasculares.

A estas conclusiones llegaron investigadores del Instituto de Diagnóstico Ambiental y Estudios del Agua (IDAEA-CSIC) en un estudio que publica la revista científica Journal of Hazardous Materials.

Para conseguir los diferentes colores y efectos de los fuegos artificiales se mezclan con la pólvora minúsculas partículas de diferentes metales que se se liberan con el humo al estallar.

Evitar el humo

Al respirar el humo estas diminutas partículas de metal penetran profundamente en los pulmones.

En individuos sanos todavía se desconocen las consecuencias, pero el sentido común nos dice que nunca es bueno inhalar las altas dosis de partículas metalíferas de este humo, aunque solo suceda en ocasiones puntuales a lo largo del año, explica la autora principal del estudio, Teresa Moreno.

Moreno y su equipo centraron su investigación en las Fiestas de San Juan, de la ciudad de Girona, del 23 al 24 de de junio de 2008, analizando más de treinta elementos y compuestos químicos durante mayo y junio, para confirmar que en la noche de San Juan se disparan los niveles de plomo, cobre, estroncio, potasio y magnesio tras los fuegos.

Pero además, comprobaron que los resultados eran parecidos en otras fiestas y lugares, como la mascletà de las Fallas de Valencia y otras celebradas en L’Alcora y Borriana (Castellón), Barcelona y Londres.

Moreno recomienda:

Cuánto menos te expongas al humo, menos efectos negativos tendrá para la salud, por lo que la mejor solución es evitar inhalarlo.

Por eso cree que estos espectáculos deberían hacerse evitando que el penacho de humo llegue a las zonas más pobladas y que los espectadores deberían situarse en un lugar al que no llegue las emisiones.

Moreno también llama la atención sobre la composición de algunos fuegos artificiales que contienen metales muy peligrosos, como el plomo, y considera que debería haber controles para evitarlos.

Fuente: SINC.