Sofás tóxicos: indemnizaciones en Londres, nuevos casos en España

Mientras en Londres una corte impone indemnizaciones por más de veinte millones de libras (más de 23 millones de euros) en el caso de los sofás tóxicos, en España siguen apareciendo nuevos afectados.

Desde hace años, personas de Francia, Finlandia, Polonia, Reino Unido, Suecia, Italia y España sufren problemas de salud debido a sofás, calzado y otros productos que contienen dimetilfumarato.

Esta sustancia se usa para combatir el moho y la humedad y provoca reacciones alérgicas que suelen describirse como picor, quemaduras en la piel e incluso problemas respiratorios.

En Gran Bretaña se vendieron sobre todo sofás procedentes de China que contenían dimetilfumarato, por eso se conoce como el caso de los sofás tóxicos a la mayor demanda colectiva por motivos de consumo en la historia de aquel país, que se acaba de resolver con indemnizaciones de entre algo más de 1.300€ y 10.500€ para cada uno de los 1.650 afectados.

Sin embargo, quedan allí todavía muchos casos pendientes de otro juicio y otros a los que se les niega el pago porque una de las empresas que vendió los sofás tóxicos cerró y la aseguradora se niega a pagar.

En tanto en España, a pesar de que está prohibido, la Asociación Nacional de Afectados por Dimetilfumarato (Andafed) denuncia que el dimetilfumarato sigue en los comercios y que en los últimos días han aparecido nuevos casos.

Aquí la mayoría de las alergias las provocan zapatos con dimetilfumarato, por eso se conoce como el caso de los zapatos tóxicos, sin embargo hay también personas afectadas por sofás tóxicos, la última de ellas hace apenas unos días informa Andafed.

Muchos de los afectados, más de un año después de sufrir los primeros síntomas, siguen con problemas en la piel y terribles picores y no consiguen curarse.

Un comentario de “Sofás tóxicos: indemnizaciones en Londres, nuevos casos en España

  1. Este tipo de casos no paran de aparecer y da la impresión de que nadie se hace cargo de ellos. A ver si entre todos conseguimos que haya una mejor regulación de esto, que con la salud no se juega.

Los comentarios han sido cerrados.