Todos tenemos derecho a la salud y a la vida

En España el 31 de agosto de 2012 mucha gente se quedará sin asistencia sanitaria y en contra de lo que muchos nos quieren hacer creer, no serán solamente los inmigrantes sin papeles -lo cual ya sería lo suficientemente grave como para oponerse a esta medida- sino muchos españoles.

Mira cuántas personas van perder su derecho a la salud. Quizá tú estés entre ellas:

  1. Inmigrantes sin permiso de residencia en vigor.
  2. Ciudadanos de países de la Unión Europea, del espacio económico europeo o de Suiza y sus ascendientes que no sean residentes en España.
  3. Ciudadanos españoles y extranjeros con permiso de residencia, mayores de 26 años que no hayan percibido nunca prestación por desempleo y que tengan rentas superiores a una cantidad anual aún por determinar. Entre los que se encuentran los siguientes colectivos:
  • Estudiantes universitarios con becas no sujetas a cotización pero sí a IRPF.
  • Personas que no han conseguido aún su primer empleo.
  • Personas divorciadas que no están a cargo del excónyuge.
  • Personas separadas de parejas de hecho no formalizadas.
  • Personas discapacitadas en grado inferior al 65%.
  • Personas pertenecientes a población nómada.
  • Profesionales liberales.

Por eso, bajo el lema Yo SÍ, sanidad universal una serie de usuarios y trabajadores del Sistema Nacional de Salud  están organizando una campaña de desobediencia civil frente a la reciente reforma sanitaria, recogida en el Real Decreto-Ley 16/2012, que supone la exclusión de cientos de miles de personas del derecho a recibir atención sanitaria y la imposición del repago de medicamentos y de ciertas prestaciones sanitarias.

Más información