Tom Ogren y sus jardínes sin alergia

Tom OgrenLa mujer, la madre y las hermanas de Tom Ogren sufren de alergia al polen y asma, por eso este hombre, que tiene un master en agricultura empezó hace 25 años a trabajar para conseguir jardínes que no provoquen alergia.

Por aquel entonces, enseñaba horticultura y un día pidió a sus alumnos que olieran flores y así comprobó que algunas provocaban estornudos y otras no.

Pero pronto abandonó este tipo de pruebas, al darse cuenta que jugaba con fuego, ya que resultaban demasiado peligrosas.

Comprendió entonces que podía crear jardínes que no provocaran alergia y para lograrlo, empezó a probar qué plantas podían desencadenar reacciones alérgicas en la piel.

Buscó libros sobre el tema, pero no encontró ninguno.

Así que siguió investigando, pero al ver que solo no avanzaba lo suficiente, volvió a estudiar a la universidad y obtuvo un master, centrando su investigación en los distintos sistemas de floración y en la relación entre plantas y alergia.

Plantas masculinas y femeninas

Una cosa que le llamaba mucho la atención era que los árboles y arbustos que tenían ejemplares de distinto sexo -dioicos- a menudo provocaban alergias severas, por eso médicos y asociaciones de alérgicos pedían que no se plantaran.

Sin embargo, Ogren sabía que solo las plantas macho producen polen, por lo que las plantas hembra no debían provocar alergia, pero hasta entonces nadie había prestado atención a este dato.

Tom Ogren comenzó a fotografiar flores de estos árboles y arbustos y así descubrió que casi todas eran machos, que apenas si había hembras.

Un fenómeno que se repetía en cada ciudad que visitaba.

Parecía que los jardínes de las ciudades estaban hechos para provocar alergia.

Ogren buscó la razón y comprendió que era la limpieza, porque las plantas hembras dan flores, frutos y semillas que cuesta más trabajo limpiar.

Por eso, se plantaban casi exclusivamente plantas masculinas, sin que nadie tuviera en cuenta que estas plantas macho bombardeaban las ciudades con enormes cantidades de polen.

Sexo seguro en el jardín

Desde entonces, Tom Ogren lucha contra esta tendencia a plantar plantas macho, como los demuestra su último libro, titulado Sexo seguro en el jardín.

Ogren también ha escrito el libro Allergy-Free Gardening que podríamos traducir como Jardinería para alérgicos y ha creado OPALS, un índice de plantas alergénicas -que provocan alergia- que da un 10 a las que más alergia provocan y un 1 a las que menos.

Thomas Leo Ogren continua investigando y además asesora a alergólogos, hospitales, laboratorios y administraciones.

En su web, tienes más información en inglés.