Un círculo vicioso: asma inducida por el ejercicio y obesidad

obesidad

Acaba de publicarse un estudio realizado en Canadá sobre la relación entre la obesidad y el asma inducida por el ejercicio (AIE). Según su autor pincipal, Simon Bacon, hasta el 90% de los asmáticos podría sufrir AIE, pero las personas con sobrepeso u obesidad es más probable que crean padecer de asma inducida por el ejercicio.

Encontramos que cada punto de aumento del índice de masa corporal se asocia con un 9% de aumento de probabilidades de padecer asma inducida por el ejercicio, explicó Bacon y agregó: el asma inducida por ejercicio puede dar lugar a un estilo de vida sedentario, que provoque un aumento de peso y lleve a que la salud empeore.

Por eso, para evitar estos problemas, recuerda que el asma no debe impedirte hacer ejercicio.

Fuente: Universidad de Concordia.