Un nuevo estudio relaciona tráfico y ataques de asma

Tráfico

Cada vez parece más claro que hay una relación entre la contaminación producida por el tráfico y el asma. Ahora un nuevo estudio realizado en Australia constata que incluso niveles de contaminación considerados seguros están relacionados con ataques de asma.

Para llegar a esta conclusión, investigadores de la Universidad de Australia Occidental analizaron los datos de 603 personas, de cero a 19 años, que sufrieron ataques de asma, relacionándolos con los niveles de ozono, dióxido de nitrógeno, monóxido de carbono y partículas de 10 μm en el día anterior al ataque.

Los resultados de este estudio indican que los niños menores de cinco años son los más vulnerables a los aumentos de la contaminación atmosférica relacionada con el tráfico.

Por eso, los investigadores sugieren a los padres de los niños asmáticos cambiar de vivienda si viven en zonas de tráfico.

El estudio ha sido publicado en The Medical Journal of Australia.