Una bacteria que vive en el estómago protege del asma

Helicobacter pylori

Una nueva investigación respalda la hipótesis que sostiene que el dramático aumento de enfermedades alérgicas en las sociedades industrializadas está vinculado con la rápida desaparición de los microorganismos que solían vivir dentro del cuerpo humano.

Inmunólogos de la Universidad de Zurich y especialistas en alergias del Centro Médico de la Universidad Johannes Gutenberg de Mainz han demostrado, en un modelo animal,  que la infección por la bacteria gástrica Helicobacter pylori ofrece una protección fiable contra el asma inducida por alergia.

Este tipo de asma ha ido en aumento en los países industrializados desde hace décadas, alcanzando proporciones epidémicas, lo que se atribuye a la contaminación atmosférica, el tabaquismo, la hipótesis de la higiene y el uso generalizado de antibióticos.

La hipótesis de la higiene dice que las modernas medidas de higiene impiden la exposición a agentes infecciosos, algo fundamental para la maduración del sistema inmunológico.

Ahora, en un artículo publicado en el Journal of Clinical Investigation, científicos de la Universidad de Zurich y del Centro Médico de la Universidad Johannes Gutenberg de Mainz revelan que el incremento del asma puede ser atribuido a la desaparición de la bacteria gástrica  Helicobacter pylori (H. pylori) de las sociedades occidentales.

Alrededor de la mitad de la población mundial podría tener esta bacteria resistente a los ácidos gástricos, en su sistema digestivo.

Para la mayoría, esta presencia no plantea problemas, pero bajo ciertas condiciones puede causar gastritis, úlceras gástricas y duodenales y cáncer de estómago.

Por eso y como medida de precaución, a menudo se elimina la bacteria usando antibióticos, aunque la persona no tenga ningún síntoma.

La infección temprana por H. pylori protege del asma

Para su estudio, los investigadores infectaron ratones con la bacteria H. pylori.

Si lo hacían cuando los animales tenían pocos días, los ratones desarrollaban una tolerancia ante la bacteria y apenas presentaban reacciones ante las sustancias que desencadenan alergias e inducen el asma, los alérgenos.

Pero los ratones infectados con H. pylori cuando ya eran adultos, presentaban defensas mucho más débiles.

Según Christian Taube, especialista en pulmones y alergia de la Clínica Médica de la Universidad Johannes Gutenberg de Mainz, los nuevos resultados confirman la hipótesis de que el aumento del asma alérgica en los países industrializados está relacionado con el uso generalizado de antibióticos y la consiguiente desaparición de los microorganismos que habitan de forma permanente en el cuerpo humano.

Foto: Yutaka Tsutsumi.