Ya está aquí la epidemia de asma de septiembre

Hojas de otoño

Como en años anteriores, al comenzar el curso escolar aumentan las hospitalizaciones por asma.

Así lo informa la Sociedad Española de Inmunología Clínica, Alergia y Asma Pediátrica (SEICAP) que recuerda que el verano es una muy buena época para los chicos que tienen asma, ya que prácticamente desaparecen los síntomas.

Sin embargo, al llegar el otoño con temperaturas suaves y mucha humedad proliferan los ácaros y los hongos. Además, en los ambientes cerrados de las aulas, las infecciones víricas se transmiten fácilmente.

Y todos estos factores actúan como desencadenantes del asma.

Encima, muchos chicos han dejado de tomar su medicación, lo que empeora la situación.

Por eso, la organización médica recomienda volver a tomar la medicación preventiva y, si fuera necesario, recurrir a la medicación de rescate.

Cómo evitar los ácaros

La SEICAP recomienda estas medidas para mantener lejos a los ácaros:

Evita todas las cosas que acumulan polvo y son difíciles de limpiar como moquetas, alfombras, peluches, libros, cortinas pesadas, muebles tapizados, cojines, papel pintado en las paredes, adornos, etc.

Lo mejor son los suelos lisos, las paredes lisas y lavables, los muñecos de plástico, los visillos finos lavables y las habitaciones despejadas.

En cuanto a las camas, la organización recomienda evitar los colchones de muelles, porque son huecos, y las almohadas de miraguano. Y en caso de no poder cambiar el colchón, usar fundas antiácaros.

Evita la ropa de cama de lana o con plumas y elige la sintética y lava las sábanas a 60º.

El sol es nuestro amigo, porque elimina a los ácaros, por eso, si puedes, deja que sus rayos bañen tu colchón y tu almohada y límpialos con el aspirador.

Usa también el aspirador en sofás y cojines y no levantes polvo barriendo o sacudiendo con trapos o plumeros.

Limpia lo muebles con un trapo húmedo y sécalos después.

Para el suelo usa el aspirador (si es posible con filtro HEPA o de agua) y la fregona.

Recuerda que la calefacción y el aire acondicionado, al secar el ambiente, ayudan a luchar contra los ácaros y no olvides limpiar los filtros.