La policía debería saber qué es una alergia alimentaria

Policía

Muchas cosas relacionadas con las actuaciones policiales en Valencia llamaron mi atención, pero solo una relacionada con la alergia: que a un detenido que pidió agua en lugar de zumo de melocotón porque era alérgico, se la negaran.

Según cuenta El País, Albert Ordóñez —presidente de la federación valenciana de estudiantes de enseñanzas medias (Faavem)— fue detenido el jueves 16 de febrero de 2012 a las dos y diez de la tarde.

Hasta la mañana siguiente no le dieron nada de comer o beber y cuando lo hicieron fue zumo de melocotón y galletas.

Albert es alérgico al melocotón y pidió que le dieran agua, la respuesta fue ésto no es un hotel.

Hasta el momento, que yo sepa, nadie negó que a una persona alérgica se la tratara así, tampoco nadie ofreció explicaciones y mucho menos soluciones.

Preso por diabético

Yo no pude evitar recordar lo que le sucedió a un amigo diabético durante la dictadura militar argentina: debido a su aspecto lo registraron y encontraron las jeringas que usaba para inyectarse insulina y tomándolo por drogadicto lo detuvieron.

En el calabozo mi amigo intentó explicarles una y otra vez su enfermedad y que si no se inyectaba su vida corría peligro.

Tuvo suerte, consiguió que viniera un médico, que lo dejaran inyectarse y marcharse.

Me temo que si seguimos por el mismo camino a una persona con alergia a los alimentos o al látex, que lleve consigo su adrenalina autoinyectable podría sucerle lo mismo que a mi amigo durante la dictadura militar argentina.

Formación

Para evitar estas situaciones es imprescindible que la policía y otros cuerpos de seguridad tengan una mínima formación sanitaria, que sepan qué es una alergia alimentaria y lo que conlleva, que sepan qué es el asma y que las personas que la sufren necesitan su inhalador, que sepan qué es la diabetes y las necesidades de quienes la padecen.

Que conozcan, en fin, las enfermedades que los ciudadanos a los que deben proteger pueden sufrir.

O al menos, si no las conocen que sepan que, ante la duda, deben consultar con un médico.

Foto: erlucho/Creative Commons.