Los chicos con asma son los verdaderos superhéroes

Spiderman

A menudo el cine representa a los chicos que tienen asma como personajes vulnerables porque mostrar a esta enfermedad como una forma de debilidad añade más drama de las películas de acción y más levedad a las comedias.

Pero después de estudiar cómo Hollywood trata el tema, Cindy Dell Clark, profesora de la Universidad de de Rutgers-Camden, cree que los superhéroes de la vida real son los niños que tienen asma, que saben enfrentarse a la falta de aliento y usar dispositivos capaces de salvarles la vida cuando se enfrentan a un ataque de asma.

Estereotipos

Clark piensa que la visión que dan los medios de comunicación es fundamental para que la sociedad comprenda la situación de los chicos que sufren de asma, por eso estudió 66 películas que tratan el tema -entre las que se encuentran Toy Story 2-.

Su análisis reveló cuatro estereotipos principales:

  1. El personaje que tiene asma es débil o cobarde.
  2. La respiración asmática es la forma que tienen algunas personas de enfrentarse al estrés.
  3. El niño con asma podría superar la enfermedad si tuviera la suficiente fuerza de voluntad.
  4. Y en un par de películas, que el personaje puede atacar a sus enemigos gracias al asma, usando su inhalador como un arma.

La investigadora explica que ninguno de estos estereotipos se basa en hechos científicos, que los chicos asmáticos saben que deben tratar de mantener la calma durante un ataque y que si el asma tuviera un origen psicosomático, no sería tan común en zonas muy contaminadas.

Entre amigos

Clark además entrevistó a chicos de entre 9 y 12 años que tenían asma o cuyo mejor amigo tenía asma, para ver cómo la visión del cine sobre la enfermedad les influía.

Y descubrió que los chicos sanos creían que asma era inducida por el estrés, aunque sus amigos les explicaran lo contrario.

Y que a los chicos asmáticos les afectaba la forma en que su enfermedad se trataba en el cine porque los estigmatizaba.

Fuente: Universidad de de Rutgers-Camden. Foto: Cristian Bortes / bortescristian/Creative Commons.