Periodista del New York Times muere de asma en Siria

El periodista Anthony Shadid, dos veces galardonado con el premio Pulitzer, murió ayer en Siria debido a un ataque de asma, posiblemente desencadenado por su alergia a los caballos.

Shadid, de 43 años, había conseguido entrar clandestinamente a Siria desde Turquía para cubrir la revuelta popular. Una vez superada la frontera Shadid y el fotógrafo Tyler Hicks continuaron el viaje a caballo y fue entonces cuando el periodista sufrió un primer ataque de asma, que superó con la ayuda de la medicación que llevaba consigo.

Pero una semana más tarde, al hacer el camino de regreso, nuevamente a caballo, Shadid murió de un ataque de asma a pesar de los esfuerzos de Hicks por reanimarlo.

El asma nunca impidió a Shadid cumplir brillantemente su trabajo en las condiciones más duras. Su conocimiento del árabe, era estadounidense de origen libanés, sumado a su capacidad profesional, le ayudó a cubrir informaciones en Medio Oriente y el norte de África.

En 2004 y 2010 ganó uno de los más prestigiosos premios de periodismo, el Pulitzer, por su trabajo en Irak por

su extraordinaria habilidad para capturar, a riesgo personal, las voces y las emociones de los iraquíes cuyo país fue invadido, su líder derrocado y su forma de vida puesta patas arriba