Una molécula artificial desactiva las reacciones alérgicas agudas

Granada

Una molécula artificial de nombre imposible permite a un equipo internacional de científicos desactivar las reacciones alérgicas agudas, que como verdaderos explosivos atacan a los alérgicos.

Separar a los cómplices

Investigadores de la Escuela de Medicina de la Universidad de Stanford y de la Universidad de Berna han usado una molécula llamada DARPin E2-79 para romper la unión entre la inmunoglobulina E, conocida también como IgE, con la que estos científicos llaman su cómplice en el crimen, una molécula llamada FcR.

Y aunque esto suene muy raro, es fundamental para los que tenemos alergia.

Porque cuando un potencial alérgeno -como el polen, el veneno de una abeja o los cacahuetes- entra por primera vez en nuestro cuerpo, algunas personas respondemos produciendo anticuerpos IgE específicos para ese alérgeno que permanecen un tiempo en nuestro organismo.

Estos anticuerpos se unen a unos receptores, los FcR,  que hay en la superficie de unas células llamadas mastocitos, dejándolas así preparadas para desencadenar, en cuestión de segundos, una reacción alérgica la próxima vez que aparezca el alérgeno.

Desactivar los explosivos

Los mastocitos cubiertos de IgE actúan como granadas de mano que liberan histamina  ante la presencia de un alérgeno, desencadenando así una reacción alérgica.

Y la nueva molécula, DARPin E2-79, funciona como un verdadero desactivador de explosivos.

Fuente: Escuela de Medicina de la Universidad de Stanford.