Alergia a las especias

Especias

Imagina un mundo en el que nunca puedas comer fuera de casa, usar maquillaje, oler perfumes o saborear una buena parte de los alimentos que encuentras en cualquier tienda. En ese mundo vive entre el 2 y el 3% de población, la gente que tiene alergia a las especias.

Las especias son uno de los productos más utilizados, ya que se encuentran en alimentos, cosméticos, perfumes y productos dentales, pero no se conoce a cierta cierta cuanta gente les tiene alergia, en parte porque no siempre están diagnosticadas debido a que faltan pruebas fiables.

La sufren más las mujeres

Como las especias se usan en muchos cosméticos, las mujeres son más propensas a padecer estas alergias. También la gente con alergia al polen de abedul y de artemisia tiene más posibilidades que el resto de la población a tener alergia a las especias.

Según el alergólogo Sami Bahna, autor de un estudio sobre la alergia a las especias presentado en la reunión científica anual del Colegio Americano de Alergia, Asma e Inmunología (ACAAI), puede sospecharse que una persona tiene alergia a las especias cuando presenta reacciones ante alimentos que no tienen relación entre sí o cuando reacciona ante comidas preparadas, pero no ante las caseras.

Síntomas

Los síntomas son muy variados y van desde simples estornudos hasta una mortal anafilaxis.

Un panorama complicado

Entre los desencadenantes de alergias más comunes se encuentran la canela y el ajo, pero hay muchos, como la pimienta negra o la vainilla.

Además, la reacción alérgica puede aparecer por comer especias, pero también por tocarlas e incluso por respirarlas.

Y el problema se complica aún más porque las especias suelen mezclarse y la capacidad de cada una de ellas de desencadenar reacciones puede aumentar o disminuir con la cocción.

Todo ello complica mucho la vida de la gente que sufre de alergia a las especias, quienes deben evitarlas a toda costa, lo que disminuye su calidad de vida y, en ocasiones, les provoca malnutrición.