Cómo conservar tu perro o gato a pesar de la alergia

Perro y gato

Algunos alergólogos que participaron en la reunión anual del Colegio Americano de Alergia, Asma e Inmunología (ACAAI) explicaron que muchas personas alérgicas a los animales podrían conservar a su perro o gato si se vacunan y siguen algunos consejos.

Dana Wallace, presidenta de ACAAI, afirmó que en el 90% de los hogares estadounidenses hay alérgenos de perro o gato y que en el 52% hay alguna de estas mascotas, por lo que este tipo de alergia es muy común y los alérgenos están en todas partes.

Y aunque a las personas que son alérgicas a los perros o gatos se les aconseja reducir su exposición a estos animales, algunos estudios demuestran que la caspa de gato está presente incluso en lugares donde un gato nunca ha puesto una pata. Los alergólogos se refieren a esto como exposición pasiva porque la caspa llega a la escuela en la ropa de los alumnos y sus mochilas.

Algunos estudios muestran que cuando los niños asmáticos que son alérgicos a los gatos asisten a clases con muchos dueños de gato, aumentan sus síntomas de asma, agregó la doctora Wallace. Por lo general, vemos un aumento en los episodios de asma al inicio del año escolar cuando los estudiantes vuelven a exponerse al alérgeno.

8 Consejos para alérgicos a los animales

La doctora Wallace sugirió que las personas alérgicas a perros y gatos tomen las siguientes medidas:

  1. Impedir que los animales entren en los dormitorios.
  2. Usar lejía para reducir los alérgenos en vestimenta y en la ropa de cama.
  3. Cubrir los colchones y almohadas con tela de microfibra de tejido apretado para capturar alérgenos.
  4. Utilizar purificadores de aire con filtros HEPA y aspiradores HEPA.
  5. Emplear sistemas de climatización y filtrado del aire centrales tipo HVAC con filtros MERV 12.
  6. Limitar la superficie alfombrada y usar suelos de parquet o baldosas.
  7. Sustituir los muebles de piel por otros tapizados.
  8. Bañar frecuentemente a los animales.

Tratamientos

En cuanto a los tratamientos, la presidenta de la ACAAI explicó que los casos leves pueden tratarse con antihistamínicos, pero que la inmunoterapia es la mejor opción, ya que es la única manera de acabar definitivamente con el problema.

Sin embargo, en casos de alergia grave con ataques de asma, mantener al perro o gato en la casa no es la mejor decisión.