Deja que tu hijo hable con el alergólogo

Chica patinando

Es importante que los padres hablen con el médico de sus hijos, pero no menos importante es que los niños hablen con el facultativo.

Porque padres e hijos no siempre coinciden. Por ejemplo, los niños que tienen asma dicen tener una mejor calidad de vida que lo que creen sus padres.

Así lo indica una investigación que acaba de publicarse en la revista del Colegio Americano de Asma, Alergia e Inmunología (ACAAI) .

Además, los investigadores observaron que los alergólogos consiguen información útil hablando con los padres o cuidadores, pero también necesitan hablar con los chicos sobre sus síntomas, limitaciones en su actividad y su tratamiento para poder tratarlos mejor.

Para que padres e hijos entiendan mejor los temas más importantes a tratar con el médico especialista, los alergólogos estadounidenses elaboraron una lista:

Cinco temas a tratar con el alergólogo

  1. El asma me impide practicar deportes y participar en otras actividades. Si tu hijo no puede practicar deportes o participar en clases de gimnasia y actividades de recreo, es importante que se lo diga a su alergólogo, porque podría significar que su asma no está bien controlado. Por el contrario, si puede participar en actividades físicas, también es importante que se lo cuente para comprobar que la enfermedad está controlada.
  2. Cuando estoy fuera o en casa, los síntomas del asma empeoran. Se estima que entre el 60 y el 80% de los niños que tienen asma también tienen una alergia. Cuando alérgenos casi inevitables, como el polen, el moho, el polvo o la caspa de algunos animales provocan los síntomas del asma de tu hijo, el especialista en alergias puede incluir la inmunoterapia (vacunas antialérgicas) como parte de un plan de tratamiento.
  3. A menudo me siento triste o diferente porque tengo asma. Casi la mitad de los niños con asma dicen sentirse deprimidos o marginados debido a su enfermedad. Cualquier persona con asma debe ser capaz de sentirse bien y activo. Nadie debe aceptar menos.
  4. He faltado a clase por el asma. El asma es la enfermedad crónica más común en la infancia y es una de las principales causas ​​de pérdida de jornadas escolares. Estudios científicos demuestran que los chicos correctamente tratados, pierden un 77% menos de clases que los que no son tratados por especialistas.
  5. Ya no tengo asma, desapareció. Es importante que tu hijo lleve siempre su inhalador y lo use siguiendo las indicaciones médicas, incluso si no tiene molestias. Los síntomas del asma se pueden controlar con un tratamiento adecuado, pero no existe una cura para el asma y es poco probable que desaparezca. El ataque de asma puede aparecer en cualquier momento.

Recuerda que el control efectivo del asma comienza con el diagnóstico precoz y correcto realizado por un especialista y que los retrasos pueden acarrear daños pulmonares permanentes.