Humidificadores y alergia

Humidificador

En invierno el aire seco del interior de las casas puede provocar que la piel se seque, los labios se agrieten y otras molestias, por eso alguna gente recurre a los humidificadores. Pero si tienes alergia un humidificador mal usado puede empeorar la situación.

Porque los ácaros del polvo necesitan humedad y el humidificador puede brindarles las condiciones ideales para crecer y prosperar.

Por eso, la Academia Americana de Alergia, Asma e Inmunología (AAAAI) recomienda que los niveles de humedad dentro de las viviendas estén entre el 30 y el 45% y que para controlarlos se use un higrómetro.

Por otra parte, en los humidificadores puede crecer moho, cuyas esporas también pueden desencadenar reacciones alérgicas. Por eso, la AAAAI recomienda limpiar y cambiar los filtros de los humidificadores siguiendo las instrucciones de los fabricantes.

Además, la organización sugiere usar agua destilada o desmineralizada en los humidificadores, ya que el agua del grifo, dice, puede aumentar el crecimiento de las bacterias, produciendo un polvo blanco que puede provocar irritaciones.