Leche de camella, una alternativa para niños alérgicos

Camellos

Debido a las alergias alimentarias, en distintos lugares del mundo buscan alternativas a leche de vaca. En Italia han probado con éxito la leche de burra y en Qatar, la leche de camella o más propiamente dicho, de dromedaria.

Recientes estudios realizados en este país árabe revelaron que la leche de camella es una buena alternativa para los niños alérgicos a la leche de vaca y más segura que la leche de cabra.

En España, desde hace diez años se están realizando tratamientos destinados a conseguir que los niños alérgicos toleren la leche de vaca con muy buenos resultados, aunque no están no están exentos de riesgos.

En el futuro lo expertos esperan poder tratar a la mayoría de los niños.