Nanopartículas que podrían cambiar nuestras vidas

Unas partículas 200 veces más pequeñas que el grosor de un cabello podrían mejorar la vida de las personas que sufrimos de alergias alimentarias, alergias respiratorias, asma, diabetes tipo 1 o esclerosis múltiple.

Selectivas

Estas nanopartículas actúan suprimiendo selectivamente la acción de una parte del sistema inmune que está atacando nuestro cuerpo, tal como sucede con las alergias y las enfermedades autoinmunes.

Así por ejemplo si tienes alergia a un determinado tipo de polen, los médicos podrían administrarte nanopartículas que eliminarían las reacciones alérgicas desencadenadas por este polen, pero permitiendo que tu sistema inmune continuara con su función, protegiéndote de las enfermedades.

O si tienes alergia al huevo, el médico podría indicarte nanoparticulas que te permitieran comerlo sin sufrir reacciones.

O si tienes esclerosis múltiple, el facultativo podría darte unas nanopartículas que impidieran que tu sistema inmune atacara las vainas de mielina que recubren tus nervios -lo que provoca adormecimiento de las extremidades, parálisis o ceguera- pero permitiendo que tu sistema inmune te siguiera protegiendo de infecciones o del cáncer.

Baratas

Las nuevas nanopartículas están hechas a partir de una sustancia fácil de producir y que ya ha sido aprobada por las autoridades de los Estados Unidos, por lo que resultarían baratas, y fueron desarrolladas por Lonnie Shea, profesor de ingeniería química y biológica en la Northwestern University.

Los investigadores todavía tienen que trabajar mucho para comprobar que pueden usarse eficazmente y sin problemas en los humanos, pero de confirmarse sus hallazgos, podrían cambiar nuestras vidas eliminando sino todos, la mayoría de los problemas que padecemos.

La revista Nature Biotechnology ha publicado este hallazgo y la Northwestern University y el Instituto Nacional de Imágenes Biomédicas y Bioingeniería de los Estados Unidos (NIBIB) ofrecen más información en inglés.