Pronostican una primavera suave para los alérgicos al polen

Campo en primavera

La Sociedad Española de Alergología e Inmunología Clínica (SEAIC) pronostica que la primavera de 2012 será benigna para la mayoría de las personas que sufren de alergia al polen.

Esta predicción se basa en las concentraciones previstas para el polen de gramíneas, que es el que más alergias provoca.

El doctor Francisco Feo Brito, coordinador del Comité de Aerobiología de
la SEAIC, explicó:

El índice de acumulación de pólenes suele estar marcado por la pluviosidad de los meses de otoño e invierno y este año ha sido bastante escasa. En consecuencia, esperamos que las concentraciones de polen de gramíneas se sitúen en torno a los 2.600 granos/m3 de aire, lo que consideramos para la región centro como una primavera entre leve y moderada.

Más alergia en las ciudades

Debido a la contaminación cada vez hay más alergias respiratorias en las ciudades, declaró el doctor Feo:

la mezcla de pólenes de plantas y partículas de contaminación es muy peligrosa. El polen de ciudad es mucho más agresivo ya que la contaminación produce cambios en la estructura de las partículas y éstas tienen mayor capacidad de provocar sensibilización en el paciente, el paso previo a padecer una alergia.

A ello hay que agregar que la contaminación atmosférica no sólo afecta a las vías respiratorias, también se deposita en el suelo, afectando directamente a las semillas, a las raíces y al desarrollo de las plantas.

Además, los contaminantes son tóxicos y producen estrés ambiental, alterando las características de las plantas y aumentado la capacidad de los pólenes para provocar alergias.

Pronósticos fiables

Los pronósticos de la SEAIC han acertado en un 85%, según la propia entidad, y el de este año no sólo se refiere a Madrid, sino que se amplía a otras zonas -como Toledo, Ciudad Real y Badajoz-  dónde los pólenes de gramíneas son igualmente relevantes.

Alergia todo el año

En la década de los 90, la mayoría de los alérgicos al polen sufría sus síntomas de mayo a junio. Pero la situación ha empeorado y hoy solo el 10% de los alérgicos está sensibilizado a un solo polen por lo que los problemas suelen empezar en febrero y se prolongan durante todo el verano.

Así en enero y febrero tuvimos polen de cupresáceas, que afecta a entre el 20 y el 50% de los alérgicos al polen.

Dentro de tres semanas, es decir a finales de marzo o comienzos de abril,  polen de plátano de sombra, un árbol muy común en las ciudades y que cada vez provoca más alergias. El doctor Feo anticipa que si tenemos buen tiempo, el riesgo de alergias será alto.

En mayo y junio tendremos polen de gramíneas y de olivo.

De junio a octubre habrá polen de quenopodiáceas, unas hierbas de las zonas áridas abundantes en Aragón, Valencia y Castilla-La Mancha, que provocan una alergia que se asocia con el cambio climático.

En la zona del Mediterráneo tenemos polen de parietaria, que además de muy alergénico tiene una prolongada polinización, que va de marzo a octubre.

Fuente: SEAIC.