¿Son los médicos responsables del aumento de las alergias?

Examen bebé

El profesor Julian Crane, que formó parte del comité directivo del Estudio Internacional sobre el Asma y las Alergias en la Infancia (ISAAC), dijo que las alergias alimentarias habían aumentado enormemente en los últimos veinte años debido a que los médicos indican a los padres no dar ciertos alimentos a sus hijos pequeños o al menos esperar a que crezcan para introducirlos en su consumo.

Las polémicas declaraciones de Crane, que es miembro del grupo de investigación de asma y alergias de la Universidad de Otago, en Wellington, Nueva Zelanda, fueron publicadas en Stuff, un sitio web de noticias que ha recibido múltiples premios por su trabajo informativo y pertenece a Fairfax, un importante grupo de medios de comunicación de Australia y Nueva Zelanda.

En estas declaraciones, Crane se mostró contrario a restringir el consumo de ciertos alimentos al comienzo de la vida, diciendo:

Probablemente esto es exactamente lo que no hay que hacer, porque resulta que las cosas van mejor si llenas el sistema inmunológico con alimentos alergénicos -es decir los que son capaces de provocar alergia- y le das la oportunidad de acostumbrarse a ellos. Así no hay alergias. Hace 30 años era raro ver a un niño con alergia a los cacahuetes, sin embargo, ahora es una de las más comunes. ¿Por qué demonios?

Stuff publicó las declaraciones de otro especialista, que no quiso ser identificado debido a la naturaleza polémica del tema, en las que decía que no había evidencia científica de que retrasar la introducción del consumo de ciertos alimentos previniera las alergias, pero tampoco de lo contrario y que el tema está bajo investigación.

Habrá que esperar a ver qué dicen las investigaciones sobre este tema, lo que es seguro es que si los médicos en algún momento indicaron algo que luego se descubrió que provocaba el efecto contrario al deseado, lo hicieron con su mejor intención y con los conocimientos disponibles en ese momento.

La historia del hombre y de la medicina  en particular está hecha de aciertos y errores. Así, hace siglos se intentaba curar a las personas con sangrías, es decir sacándoles sangre, algo que ningún médico indicaría en la actualidad.

Del mismo modo, puede que en el futuro algunas medidas comunes hoy provoquen sorpresa.