Tratamientos contra la alergia y el asma en minas y salas de sal

Mina Wieliczka

Cada vez se oye más hablar de tratamientos contra la alergia y el asma en minas y cuevas de sal, pero ¿son realmente efectivos?

No hay pruebas

Asthma Australia una ONG dedicada a luchar contra esta enfermedad en un país en el que es muy común, dice que esta técnica no ha sido evaluada científicamente y que no hay evidencias que demuestren que permanecer en una sala de sal ayude o dañe a las personas asmáticas.

La organización australiana recalca además que inhalar soluciones con alto contenido de sal puede ser dañino y desencadenar crisis asmáticas.

Asthma Australia no cree que las salas de sal o inhalar sal ayude a las personas con asma y dice que los tratamientos convencionales constituyen una manera simple y segura de controlar el asma.

La entidad recomienda precaución y consultar al médico antes de usar sal o salas de sal contra el asma.

Los orígenes

Parece que todo empezó en una mina de sal polaca llamada Wieliczka. Alrededor de ella, en el siglo XIX floreció un balneario cuyas aguas se usaban para tratar 36 enfermedades diferentes, desde la histeria a la infertilidad.

Los tratamientos

Wieliczka es hoy Patrimonio de la Humanidad y ofrece visitas turísticas pero también tratamientos contra alergias, asma bronquial, EPOC y otras enfermedades pulmonares de hasta 17 días de duración.

El Centro de Rehabilitación y Tratamiento Subterráneo depende de la empresa Kopalnia Soli Wieliczka – Trasa Tusrystyczna que en español sería, poco más o menos, Ruta turística de la mina de sal Wieliczka.

Para respaldar la validez de estos tratamientos la empresa no ofrece investigaciones científicas, sino la opinión de algunos médicos y enfermos.

Hay centros similares en minas de sal de Ucrania y Eslovaquia.

Cuevas de sal

Recreando la atmósfera de estas minas, en los últimos tiempos se han creado salas de sal artificiales en Europa -incluyendo España-, Estados Unidos, Canadá y Australia.

Foto: kfjmiller/Creative Commons.